25.8 C
Colombia
martes, junio 28, 2022

Fiscalía tras el contrato de $40 mil millones entre Proyecta y el DPS: investigan audios comprometedores

Los rumores eran ciertos. Las autoridades siguen la pista a todos los contratos que de una u otra forma “milagrosamente” una entidad intrascendente como Proviquindío, que hasta 2020 solamente ejecutaba los pocos recursos que le trasladaban para mejorar o construir algunos programas de vivienda de los 12 municipios del Quindío, hoy es la mayor contratista de convenios interadministrativos del departamento con la nación. Era un “patito feo” sin mayor protagonismo que máximo administraba 7 u 8 mil millones de pesos, y eso si el gobernador de turno visionaba hacer realidad programas de vivienda rural o reconstruir la vulnerable red terciaria de las diferentes localidades quindianas.

Sin embargo, tras la llegada a esa entidad de Pablo César Herrera Correa, importado de Manizales y claramente ficha burocrática del senador Mario Castaño, hoy en el ojo del huracán, por la investigación que adelanta la Corte Suprema de Justicia, por presuntos actos de corrupción, desde que se posesionó, afirmó que su desafío era cambiar diametralmente a la compañía y convertirla en una empresa industrial y comercial del estado con un alcance nacional y lo logró. Hasta ahí ningún pecado. Al contrario, en muchos escenarios fue destacada la visión de este funcionario, por parte del presidente de la Junta Directiva de Proyecta, el gobernador Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas, jefe inmediato de Herrera.

Lo curioso es que cuando “rompieron cobijas” políticas el mandatario seccional con el senador Castaño, y todos los funcionarios que “recomendó” Mario fueron despachados para Caldas por el gobernador o renunciaron en solidaridad con su jefe político, Pablo César Herrera, uno de los más cercanos al legislador, se quedó en su cargo. En la calle se dice de todo, pero lo cierto es que en la gran mayoría de reuniones sociales públicas y privadas, se le sigue viendo a Herrera al lado del círculo inmediato de Roberto Jairo, no solamente político y laboral, sino también familiar.

En la mira de la Fiscalía

Como en la actualidad no hay nada escondido entre cielo y tierra, todos los anteriores detalles fueron los que llamaron la atención de las autoridades, cuando explotó el escándalo relacionado con el congresista.

En las últimas horas, medios nacionales como Caracol Radio, destacaron que hay muchas llamadas interceptadas a funcionarios del Departamento para la Prosperidad Social (DPS), en la administración de Susana Correa. “La Fiscalía tiene evidencias de que una de las marionetas tenía contactos frecuentes y reuniones con Pablo César Herrera Correa, gerente general de la empresa Proyecta Quindío, a la que el DPS le asignó un contrato de 40.000 millones de pesos”, afirmó hoy un informe de la emisora.

Muy seguramente se trata de Alejandro Noreña Castro, quien está detenido dentro del mismo caso. Este ciudadano ejecutó labores de asesoría técnica para apoyar el desarrollo y fortalecimiento institucional para la formulación y ejecución de planes, programas y proyectos de la empresa (Proyecta). Según la Revista Semana, Noreña actuaba como directivo del Directorio Liberal de Caldas.

Articulos relacionados

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ultimos articulos