28 C
Colombia
domingo, septiembre 26, 2021

Con préstamo, buscan pagar sueldos atrasados del Hospital La Misericordia

¡Tristeza! Es lo menos que sintieron los calarqueños cuando concluyó la sesión descentralizada de la Asamblea Departamental, que buscaba salidas a la grave crisis financiera por la atraviesa el centro hospitalario público de Calarcá. Conclusión: no hay luz al final del túnel para entregar soluciones definitivas por las que atraviesa el Hospital La Misericordia.

El diputado Jorge Hernán Gutiérrez citante del debate, en diálogo con EL CAFÉ DE LA MAÑANA de LOS JUANES Radio, se mostró seriamente preocupado por el resultado de la reunión, la que dejó, según él, más sinsabores que claridades.

“Si bien la administración departamental propuso un crédito de tesorería de $2 mil millones para pagar parte de los tres meses de sueldo que le deben a los empleados del centro asistencial, y ese podría ser un salvavidas inmediato al problema de los trabajadores, nos preocupa enormemente estar repitiendo esta escena en tres o cuatro meses. La liquidez de la entidad no es buena. Los problemas de la Misericordia son estructurales y muy graves, que de no hacerles frente, llevarían a la empresa social del estado casi que a su cierre”, comentó el corporado.

Las deudas de las EPS con el hospital de Calarcá superan los 11.700 mil millones de pesos, sin embargo, y aunque la cifra es astronómica, parece un problema menor, comparado con todo lo que esas mismas empresas le deben a instituciones como el Hospital Universitario San Juan de Dios de Armenia, al que no le han pagado $90 mil millones. A nivel nacional la cifra supera los 8 billones de pesos. Es decir, no se trata de una plata demorada, sino casi imposible de recaudar en el corto y mediano plazo.

La nómina de La Misericordia vale $1.000 millones mensuales. “La empresa Soluciones Efectivas administra todo el personal. Consideramos que es muy alta la comisión que cobran del 7%, cuando otras empresas facturan el 2,5% o máximo el 3%. La gerencia del hospital debe considerar recuperar el control de la nómina y hacerlo directamente, porque ese es un costo exagerado”, anotó Gutiérrez.

Creciente déficit

Durante la jornada se evidenció que el déficit del hospital se ha incrementado exponencialmente. “Se recibió con $2.900 millones en marzo de 2020, al finalizar el año pasado cerró con 5.400 millones de pesos con saldo en rojo y hoy acumula una cifra en contra de $9.030 millones. Es evidente que hay decisiones equivocadas”, agregó el diputado.

En su defensa el gerente de al entidad, el médico Bernardo Gutiérrez, afirma que sus disposiciones buscan vender más servicios y para lograrlo, es necesario contar con un mayor número de profesionales, “muchos de ellos están desempeñando tres y cuatro puestos al tiempo, además es ineludible contar con especialistas en todos los turnos para cumplir con la habilitación de los servicios. Nos urge mano de obra calificada de médicos y especialistas, enfermeros y auxiliares, que garantice precisamente el cumplimiento de varios contratos con diferentes entidades (ginecología, obstetricia, cirugía, entre otros)”, pero otra cosa opinan desde la Gobernación del Quindío, con el mandatario seccional a la cabeza, quien critica un exagerado incremento en la nómina.

El movimiento de protesta se registra desde la semana anterior. A cerca de 300 personas se les deben tres meses de sueldo.

 “No se pueden suspender servicios”: gerente

El hospital cuenta con 50 servicios habilitados por el Ministerio de Salud, es de segundo nivel de complejidad, atiende las 24 horas y apoya a todos los municipios de la cordillera.

“Para poder garantizar la oferta debo tener el equipo médico obligatorio, que tiene estar presente de día y de noche. La ESE venía cerrando servicios de manera progresiva, sin embargo, nosotros detuvimos esa política. Para poder cumplir con la oferta el hospital debe contar con los profesionales indicados. Hay que vender servicios con criterios de calidad. El gran problema por el que atraviesa La Misericordia es estructural”, dijo el médico Gutiérrez.

Críticas al gobernador

Durante la sesión de la duma departamental fue muy criticada la no presencia del gobernador Jaramillo Cárdenas, quien funge como presidente de la junta directiva de la institución.

Fueron muchas las voces que no conciben que el hospital, siendo de Calarcá, de donde precisamente es oriundo el mandatario, esté en esas condiciones. Al jefe seccional se le reporcha no hacer la presión nacional suficiente, acompañado de la clase política (Representantes y Senadora de la República) ante la Superintendencia de Salud y ante las EPS en Bogotá, para lograr que esas empresas privadas paguen lo que le deben a la red hospitalaria pública del Quindío, como si lo hacen, según otros críticos, en Risaralda y Caldas, desde donde incluso, han demandado penalmente a varias de esas compañías, logrando importantes giros en sus regiones.

Aunque La Misericordia lleva 12 años con esta situación de problemas financieros, Bernardo Gutiérrez tendrá que “batirse como un león” en la próxima junta directiva prevista al final de esta semana, primero, para que los miembros le aprueben el empréstito de tesorería que busca apagar parte del incendio laboral actual, segundo, comprometerse con una seria restructuración de la planta y dejar en los cargos administrativos al menor número de personas posibles, sin que se pare la operación de entidad y por último, dedicarse a cobrar seriamente lo que le deben, desde luego con el apoyo del Gobernador, de lo contrario, el pronóstico será peor que “reservado”.

Articulos relacionados

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ultimos articulos