24.6 C
Colombia
domingo, septiembre 26, 2021

Cerca de 5 mil empleos perdidos en el Quindío por cuenta de bloqueos y vandalismo: expertos

El Paro Nacional cumple en el país 36 días y los bloqueos que son utilizados como mecanismo de presión de algunos manifestantes, han ocasionado enormes pérdidas al sector productivo del país. Y si a todo lo anterior se le agregan, brotes de vandalismo y saqueos, el panorama es aún más grave para Colombia.

El Quindío, un departamento que no cuenta con una gran industria y que depende básicamente del comercio y los servicios, ha sido supremamente golpeado, según Adriana María Flórez Laiseca, presidenta de la Sociedad de Economistas del Quindío, quien, a través del observatorio económico departamental, adelanta el seguimiento a este fenómeno.

“En los primeros quince días del paro se reportaron 2.199 empleos perdidos en esta parte del país. En un mes la cifra podría ser del doble”, dijo la experta a EL CAFÉ DE LA MAÑANA de LOS JUANES Radio. Eso quiere decir, que con los taponamientos que aún persisten en algunas carreteras colombianas, especialmente de la costa atlántica, Cauca, Cundinamarca, el Valle del Cauca y los problemas para el ingreso y distribución de insumos importados que ingresan por Buenaventura, principal puerto de Colombia, la pérdida de puestos de trabajo puede estar muy cerca a los 5 mil. Casi todos los proyectos de construcción del Quindío están parados. Este solo sector genera 12 mil puestos. El precio del acero casi que se duplicó y un bulto de cemento puede llegar a costar en la actualidad $45 mil, cuando normalmente vale $28 mil.

Estantes vacíos por falta de la llegada de alimentos ha sido uno de los mayores problemas que han tenido las grandes superficies.

La gente está comprando menos

Los problemas en la “pausa” o cierre de empresas se derivan también en el bajo consumo, toda vez que los ciudadanos se cohíben de salir por miedo a los bloqueos internos, la falta de surtido de las grandes superficies, las prioridades de los productos que se demandan son otras y lo más importante: ante el peligro de una crisis generalizada, todos ahorran y prefieren esperar.

Antes del paro el índice de desempleo se situaba en Armenia en 18,9%, muy seguramente la cifra podría superar el 25%, lo que vuelve a poner en jaque a la economía local, que se concentra en pequeñas y medianas empresas en más del 95%.

A nivel nacional, según la vocera de la Sociedad de Economistas del Quindío, el país ha perdido 10 billones de pesos en solo el sector productivo, lo que indica que la cura está resultando peor que la enfermedad, a propósito de lo que pretenden conseguir los promotores del movimiento de protesta.

Informalidad disparada

Y si antes del paro, la informalidad en Armenia era del 58%, lo cual ya es una de las más altas del país, ahora durante la actual crisis esa lectura podría llegar al 65%. “Son personas que perdieron su empleo o que no encuentran cómo conseguirlo por la situación. Entonces deben salir a la calle a rebuscarse como sea. Ese fenómeno agrava la estabilidad de la ciudad, porque son seres humanos desesperados por llevar el sustento a sus hogares”, puntualizó Adriana María Flórez.

Articulos relacionados

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ultimos articulos