28 C
Colombia
domingo, septiembre 26, 2021

Asistencialismo, el peor enemigo del empleo formal en el Quindío

En el departamento es común asegurar que el mayor problema que tiene la región es la falta de oportunidades y de empleo, sin embargo, es sorprendente que muchas empresas deban acudir a convocatorias nacionales, porque en Armenia no se consiguen, ni siquiera conductores, como para referirse a una de las plazas de empleo formal que demanda una compañía de transporte público colectivo como Tinto.

Y es que en Colombia operan unos 62 subsidios de todo tipo que consumen el 10% del PIB. En el departamento viven miles de esos beneficiarios que mensualmente reciben recursos por cuenta del estado, que se financian con los dineros de todos los ciudadanos que pagan impuestos.

Preocupación

La representante legal de la Corporación Quindío Competitivo, Sonia Suárez Tabares, con dolor admitió que ese es un fenómeno que se está volviendo común para muchos empresarios de la región. Hay impotencia porque se quiere generar empleo local, pero a veces es muy difícil.

“Vivimos en un paraíso, pero los propios no lo están valorando. El asistencialismo nos tiene muy afectados. No hay capacidad de sacrificio. Una gran cantidad de personas no quieren aceptar trabajos formales con seguridad social, por el miedo a perder los subsidios que reciben regularmente del gobierno. Y si los aceptan, no admiten horarios especiales, desde luego pagos, además quieren imponer sus propias condiciones. Cientos de jóvenes no quieren estudiar. No se quieren comprometer”, aseguró.

Hay que buscar mano de obra por afuera

Empresas con sede en el Quindío, que tienen filiales en otras partes del país, con enormes necesidades de mano de obra, deben traer a sus colaboradores de otras ciudades, para poder cumplir con los compromisos en la región. Eso es inconcebible.

“Es urgente flexibilizar las condiciones de instituciones educativas para ofrecer cursos cortos, con el fin de formar técnicos en muchas disciplinas que demanda el mercado laboral en la actualidad. Los administradores públicos deben mapear esta situación y pedir más conexión entre la academia y las necesidades laborales”, añadió.

La vocera de Quindío Competitivo dejó claro que la única forma de sacar adelante al departamento es con la unión de todas las fuerzas vivas (empresarios, administradores de lo público, políticos, gremios, academia, iglesias y sociedad civil organizada, medios de comunicación, entre otros). Sonia Suárez dijo que pretenden tender puentes con otros sectores de la dirigencia para trabajar en equipo, solo en favor del interés supremo, que es recuperar la confianza mutua, para que todo fluya como debe ser. “Entre todos, podemos lograrlo”, puntualizó.

Articulos relacionados

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ultimos articulos